Ahora que paras por vacaciones…

P1010526

Este post va destinado principalmente a todas las personas que durante el resto del año entregan el mando de su día a día a sus agendas. Aquellas personas que dicen que no tienen tiempo para nada, aquellas personas que están siempre gestionando lo urgente y que nunca tienen tiempo para lo importante. Aquellas personas que sienten que los demás no las entiende porque no tienen el mismo nivel de responsabilidad o simplemente porque tienen una vida más sencilla.

Bueno, pues a todas esas personas quiero pedirles una cosa, y dicho en singular: ahora que te paras por vacaciones…piensa.

Piensa que si realmente sientes que no tienes tiempo para nada y vives tu día a día de manera reactiva atendiendo a lo urgente y despreocupándote o procrastinando lo importante para ti, algo estás haciendo mal y es muy probable que un día, dentro de unos meses o de unos años, te sientes y empieces a pensar en todo lo que has dejado de hacer y en todo lo que te has perdido.

¡¡PIENSA!!

Para el curso que empieza, piensa en 10 cosas que no has hecho hasta ahora y que te harán feliz y mejorarán tu vida (las que sean, pero que sean realizables, fijarse metas irrealizables es una importante fuente de frustración).

Revisa tu agenda y elabora un plan para eliminar de ella las 10 cosas que menos valor aportan a tu vida. Para llevar a cabo este plan es muy probable que tengas que aprender nuevas cosas (desde hacer la compra por internet hasta delegar más en casa y en la oficina, o simplemente aprender a decir que no a determinadas personas).

Piensa en cómo te sentirás cuando hayas eliminado las 10 cosas que menos valor te aportan y las hayas sustituido por otras 10 que si te importan. Piensa en que habrás ganado y qué habrá ganado tu entorno.

Es simple, pero no tiene por qué ser fácil. Aprende a decir que no y a repartir responsabilidades y verás cómo tu mundo empieza a cambiar. Hace unas semanas leí que el esfuerzo de la disciplina duele menos que el arrepentimiento. Me encantó. Mira tu agenda y dile “aquí mando yo”, aprende a tomar decisiones, a administrar lo que quieres hacer en el tiempo que dispones y recuperarás pedacitos y ratitos de tu vida.

Olvídate del sinfín de excusas que se te ocurren para no hacerlo, en la mayoría de los casos son tan solo eso, excusas.

Es muy probable que fijándote estas metas experimentes un incremento de tu motivación, ya que objetivos y motivación están estrechamente vinculados, ya lo comentaremos en otro post.

También te invito a HACER…  empieza a hacer lo que te propones. Pensar es imprescindible pero insuficiente, Albert Einstein decía que “Locura es hacer siempre lo mismo y esperar resultados distintos” (una de mis citas preferidas). ACTÚA para ganarle la batalla a tu agenda. Aquí mandas tú.

Felices vacaciones,

Leave a reply