Escena 1: ¿Quién quieres llegar a ser?

 

Tú y Luis en una cafetería:

TÚ: Te llamé porque no entendí muy bien la primera propuesta, eso de definir quién quiero ser.

LUIS: Vale, a ver si lo entiendes mejor así, fui tu jefe durante los últimos 7 años, Cómo me definirías?

TÚ: hombre, no quiero parecer pelota pero me pareces un jefe que deja hacer, que confía, con él que he aprendido mucho, me he reído mucho contigo. Siempre con una sonrisa y un comentario cercano y agradable, sacas lo mejor de cada uno de nosotros..

LUIS: (Sonriendo), lo primero gracias, me honra que me veas así. Lo segundo, esto es el consejo, lo que acabas de definir. Es un éxito para mí que me veas así porque recompensa los esfuerzos que hice a lo largo de estos años para que mi equipo perciba todo esto, y no siempre fue así.

TÚ: pero… a ti te sale natural, eres así…

LUIS: en parte si, ahora. Pero no siempre, tengo días que después de recibir una bronca de mi jefe, lo que me apetece es gritaros a vosotros también pero me freno y pienso ¿Qué conseguiré con ello? ¿Qué dirá de mí esta forma de actuar? Muchas veces tardaría menos en hacer alguna cosas que delegarlo en vosotros…pero si lo hago yo no aprenderíais y este  tipo de oportunidades que tienes ahora tal vez no llegaría, o llegaría más tarde…Cuando me preguntaron si estabas preparado para este puesto, lo más fácil hubiese sido decir que no y conservarte en el equipo..

TÚ: ya…no sabía que eras tan frío y calculador…

LUIS: yo no lo veo así, creo que ser capaz de gestionarme y pensar en lo que voy a hacer antes de hacerlo, no dejarme llevar por mis impulsos es lo que me permite estar contigo ahora, tú en un nuevo puesto de responsabilidad, y yo con la satisfacción de haber formado parte de tu desarrollo profesional y el orgullo de conocer la opinión que tienes de mí.

TÚ: Entonces, ¿cómo tengo que ser? ¿Qué me recomiendas?

LUIS: Encuentra el líder que quieres ser. ¿Cómo te gustaría que te viera un colaborador tuyo dentro de unos años, en una situación de estas?

Las propuestas de cómo actuar ya los tienes en el cómic. No tienes por qué aplicarlas, ni tienes por qué estar de acuerdo con todas, hazlas tuyas. Define quien quieres ser y actúa de manera a que los demás te perciban de esta manera.

TÚ: ¡Gracias Luis! Eres un maestro.

PROPUESTA 1: DEFINE QUIÉN QUIERES SER: ¿CÓMO QUIERES QUE TE VEA TU EQUIPO?

Asumir un nuevo role en tu organización requiere desarrollar nuevas habilidades, adoptar nuevos comportamientos. Muchos  managers recién nombrados piensan que no deben cambiar y seguir siendo los mismos. Sin embargo la realidad ha cambiado con el nuevo role, tienes más responsabilidades que antes, asumes el reto de gestionar un equipo y de ser la cara visible de este equipo. Y para tu equipo nunca serás totalmente uno más, ya que en determinadas situaciones tu posición requerirá aportar respuestas que otros no tienen que aportar. Con lo cual necesitas adoptar cambios, y cuánto más conscientes serán esos cambios más control tendrás sobre tu nueva “identidad profesional”.

Al carecer de experiencia como manager, puedes diseñar el perfil de manager que quieres ser en base a los modelos que tienes. Hazlo de manera consciente, lo cual te permitirá hacerlo de manera más responsable. Es importante saber que si no haces este ejercicio conscientemente, inconscientemente tu cerebro ante situaciones desconocidas irá a buscar registros de experiencias pasadas y las que más se acercarán serán las que has vivido como colaborador para dar respuesta a estas situaciones. Por esa razón muchos managers adoptan comportamientos de sus exjefes que ellos mismos consideraban como negativos cuando los “sufrían”.

¿Qué es lo que más valorabas de tus managers?

¿Qué actitudes, acciones, te gustaría realizar de manera diferente?

¿Cómo te gustaría que te definieran tus colaboradores?

¿Qué valores o principios quieres que te caractericen como manager?

¿Qué esperas de tu equipo? ¿qué les vas a pedir?

¿Cómo quieres que se lleve a cabo la comunicación en tu equipo?

Habrá desencuentros, en toda interacción humana los hay, ¿Cómo quieres gestionar los futuros conflictos?

¿Qué significa para ti ser líder? ¿qué obligaciones consideras que tienes hacia tu equipo?

Resume en un decálogo los “mandatos” que son realmente importante para ti en tu nueva posición de manager. Ese decálogo no tiene por qué ser definitivo, al contrario, te invitamos a que te acompañe durante todo tu desarrollo y a modificarlo a la vez que vas madurando y aportando matices en tu liderazgo.

Date el permiso para rectificar y seguir aprendiendo.

estilos de jefes

Ilustraciones  Fernando Viejo-Fluiters 

Leave a reply