Escena 17: Liderar implica tomar decisiones difíciles

TÚ: Buenos días Martina, José y Carmen.

Quiero comunicaros una decisión que me ha resultado muy difícil de tomar. Hace 20 minutos estaba con Manolo de RRHH y con François.  Hemos tomado la decisión de separarnos de François, lo cual significa que va a dejar de prestar servicios en la empresa.

He tomado esta decisión tras reunirme con él cada viernes desde su incorporación a nuestro equipo y a lo largo de estos meses no he conseguido depositar mi confianza en él. He pasado esta decisión por todos los filtros emocionales por los que vivía, lo pensaba en los momentos de satisfacción, de cabreo, de miedo, he dejado pasar muchas noches de reflexión, varias semanas. Ha sido una decisión muy meditada. Tras hablarlo con Manolo, tomamos esta decisión. Conocéis la empresa, me conocéis a mí, y sabéis que estas decisiones son muy meditadas. Tampoco quiero entrar en muchos detalles, los detalles ya los hemos compartido con él.

También fue una decisión pensando en el equipo y en lo mucho que os valoro, sois unos grandes profesionales y no querría arriesgarme a mantener en el equipo a una persona que desde mi punto de vista supone un riesgo para el equipo. Sé que habéis invertido mucho tiempo en formarlo y creo que lo habéis hecho bien, pero cuando alguien no quiere dar lo mejor de sí a pesar de recibir todo nuestro apoyo, prefiero quedarme con tres fantásticos colaboradores que con un equipo de cuatro que no rema en la misma dirección.

¿Quién quiere comentar algo?

José: Bueno, yo lo siento mucho por François  pero…bueno no voy a hacer leña del árbol caído, entiendo la decisión que has tomado y conociéndote me imagino que no fue fácil.

Carmen: ¿Cómo se lo tomó?

T’U: no muy bien, entendible por otra parte, pero creo sinceramente que le di muchas oportunidades y no quiso aprovecharlas.

Martina: ¿Cómo nos vamos a repartir el trabajo?

TÚ:mañana lo hablamos, le voy a dar una vuelta, pero François llevaba principalmente tareas de apoyo, con lo cual a priori cada uno de nosotros llevará las tareas que tienen que ver con sus responsabilidades.

(caras serias). Lo siento, me hago cargo de la decisión y de lo difícil que va a ser a partir de ahora.

José: no te preocupes, somos un equipo y saldremos adelante.

TÚ: gracias a los tres.

Propuesta 17: El equipo es más importante que cualquier colaborador. Identifica los colaboradores tóxicos, haz lo que esté en tus manos para reconducirlos. Si a pesar de tus esfuerzos te resulta imposible, toma decisiones difíciles. Una sola persona puede sabotear un equipo unido y con buenos resultados.

La desvinculación forma parte de la vida de las empresas y de los equipos, cada caso es único, con muchos matices (legales, disciplinarios, económicos etc) pero como principio de actuación insistiría en cuidar mucho las formas, y de la misma manera que tratamos de causar buena imagen en el proceso de selección, hay que tratar de que las desvinculaciones sean ejemplares, tratar de hacer lo mejor para todos en una situación extremadamente compleja, y eso por varios motivos:

  1. Por el compañero que se va: el proceso de desvinculación es de las experiencias más difíciles de vivir para un profesional, por lo que cuanto más respetuosa sea la reunión y el proceso en sí, menos dolorosa será para él.
  2. Por la imagen y la cultura de la Empresa: es en los momentos difíciles que las empresas deben mostrar su aspecto más humano para ser coherentes con sus valores.
  3. Los compañeros que se quedan podrán estar más o menos de acuerdo con la decisión, pero el estilo de la empresa en las desvinculaciones les marcará profundamente.
  4. Por todo lo que ya hemos visto en el Blog: no se puede ser mejor líder que persona, el liderazgo es asunto de valores, ser ejemplo y ejemplar, defender al equipo, la importancia de construir un equipo basado en la confianza, de gestionar los conflictos desde el respeto, etc.

Como manager, si tienes que tomar esta decisión con uno de tus colaboradores, asegúrate de los siguientes puntos:

  1. El colaborador debe saber que su desempeño no es satisfactorio, debes haber trabajado con él sobre como mejorarlo. No puedes sorprender a un colaborador con esta decisión sin haber hecho un seguimiento, sin haber tratado de reconducir el desempeño o la actitud. La desvinculación es en un sentido un fracaso, tanto por parte del colaborador que no ha sabido adaptarse a las necesidades del equipo como por parte del manager que no supo ayudarlo a crecer.
  2. Cada situación tiene sus matices, la realidad es mucho más compleja de lo que aquí se puede plasmar, el momento de la desvinculación no es el de echar las culpas, ni el de crear víctimas y verdugos. Es un momento difícil, que hay que abordar con serenidad y respeto, dejando al colaborador expresarse y de alguna manera desahogarse, respetando sus emociones y entendiendo que es uno de los momentos más difíciles que un profesional puede experimentar. La empatía es fundamental.
  3. Explica a tu equipo la decisión, sin entrar en los detalles que solo interesan a la persona que se va. Mantener la discreción, la confidencialidad, también es una forma de respetar al ex-compañero. Pero el equipo debe entender, y se lo tienes que explicar tú, que la decisión no se ha tomado a la ligera, que ha sido meditada, que se ha tomado después de realizar planes de acción de mejoras, después de hablar varias veces con el interesado. Es importante que el equipo perciba que estas decisiones no se toman a la ligera, es fundamental trabajar el sentimiento de seguridad dentro del equipo, y mirar al futuro.

Y finalmente, trata de acompañar a tu ex-compañero con procesos de Outplacement, para ayudarle a volver a ponerse en el mercado laboral. Estos procesos ofrecen magníficos resultados.

Y para finalizar, algunas preguntas:

¿Cómo te sueles enfrentar a este tipo de decisiones?

¿Qué te llevas de esta escena?

¿Qué te parece lo más importante que hay que cuidar en esos momentos?

Ilustraciones  Fernando Viejo-Fluiters 

Leave a reply